Virtudes de una persona: qué debemos enseñar a los niños

Virtudes de una persona: qué debemos enseñar a los niños

Se entiende por las virtudes de una persona aquellas acciones, actitudes y sentimientos universales que dan sentido a la vida, ayudando a mejorar la condición de las personas y sus relaciones, pues las impulsan a comportarse bien en toda circunstancia. Vivir con virtudes permite al ser humano alcanzar una vida plena y una convivencia social más feliz y armónica.

Rol de los padres en la adquisición de virtudes

En el proceso de adquisición de virtudes de una persona los padres juegan un papel fundamental. Ser padres implica asumir la responsabilidad de formar hijos capaces de contribuir positivamente a su entorno. En el proceso formativo hay ciertos elementos tales como:

  • Los padres son el modelo a seguir y por eso ellos deben ser un modelo coherente con lo que desean inculcar.

  • Los niños aprenden del comportamiento de los padres y no de sus dichos.

  • Los padres deben unificar sus criterios de cómo educar a los hijos.

  • Los padres deben mostrar entre ellos una relación basada en el respeto.

  • Para una buena formación de los niños, es imprescindible manejar adecuadamente las emociones en el hogar a fin de brindar un clima armónico.

  • Usar permanentemente un lenguaje de virtudes como "tu eres un niño responsable", "que lindo ejemplo de unidad'' o "fuiste muy bondadoso", ayuda a afianzar, en el cerebro de los niños, las virtudes humanas.

  • Ayudar a que los niños reflexionen diariamente sobre sus actos.

  • Impulsar a que realicen actividades de servicio a la comunidad.

  • Asignar en el hogar responsabilidades establecidas como regar las plantas, hacer su cama, limpiar su cuarto, etc.

  • Ayudarlos a desarrollar la virtud de la disciplina en sus actividades.

  • Apoyar a los niños en la toma de sus decisiones haciéndoles comprender las consecuencias de sus actos.

  • Enseñarles a resolver conflictos morales.

La virtudes más importantes

Considerando que la adquisición de virtudes de una persona comienza desde el momento que nace, hay un sinfín de virtudes. Dentro de ellas existen algunas que son más importantes para la convivencia y para el mejoramiento del mundo. Estamos hablando de virtudes como: Respeto, responsabilidad, cooperación, confianza, generosidad y honestidad.

Cuando los padres se plantean qué tipo de adulto quieren que sean sus hijos piensan en qué profesión escogerá. Sin embargo, los niños no sólo son el resultado de las notas escolares. Por el contrario, son un conjunto de esfuerzos por llegar a ser ordenados, generosos, responsables, leales, bondadosos, etc., pero principalmente, personas felices.

En Be Happy queremos apoyar a los padres en la guía que deben brindar a sus hijos. Por ello, tenemos diversos juegos y herramientas de Mundo de Virtudes que te ayudarán a aplicar en tu hogar el desarrollo positivo del ser con toda la familia.